martes, septiembre 27, 2016

Desnudar el Alma

El alma es esa pequeña puerta que no abrimos casi nunca a nadie, es el lugar donde escondemos las necesidades más intensas, donde se aloja la responsabilidad de nuestras elecciones, nuestros dolores más profundos y todo aquello que nos ha convertido en lo que somos. Desnudar el cuerpo es fácil, eso cualquiera puede hacerlo, pero desnudar el alma, es dificilísimo. Es ir quitando capas poco a poco, para descubrir qué hay en el fondo de una persona una vez que ha sido despojada de todo lo superficial. Es derribar esos muros que tanto esfuerzo han costado construir a lo largo del camino. Es sentirse vulnerable, mostrar tus miedos, tus sueños, tus imperfecciones, tus anhelos más profundos, sin prejuicios. Es correr el riesgo de ser lastimado, pero conscientes de que merece la pena hacerlo. Desnudar el alma es difícil, porque al principio da vergüenza, cierta ansiedad, pero sobre todo, un puto miedo. Es difícil porque no cualquiera lo sabe valorar. Pero una vez que lo haces, es como abrir la puerta de una habitación cerrada, es sentirte en libertad mostrando sin vergüenza alguna, tu exquisita belleza, es intentar viajar un poco más ligeros por la vida… es aprender a amar y ser amados de verdad. Gracias a Club de Letras.

domingo, septiembre 25, 2016

En algún momento, todos somos frágiles!

Muchos me han considerado mujer fuerte. Muchos de ustedes han depositado en mi la confianza al contarme sus cosas y sus problemas. Muchos piensan que soy una mujer, amiga, madre y esposa ejemplar. Gracias! En realidad he tratado de serlo siempre pero hay veces que me resulta dificil. Creo que hay un tiempo, una etapa o un momento en la vida de uno que sostener todo eso de: mujer fuerte, mujer ejemplar, buena onda, consejera, va pesando poco a poco, hasta que se te hace dificil ese peso y es cuando te toca a ti mostrar tu parte fragil y hacerte escuchar de tus propias emociones y problemas a los demás.

A nadie le gusta que le digan "persona frágil" pero si nos ponemos a pensar, todos lo somos. Quizas unos mas, otros menos, pero todos en algun momento de nuestras vida lo somos! Esta semana sentí que se cayó esa mujer que conocen! Sentí que fallé, que me debilité y que desnudé mi alma. Déjame contarte!

Hace un año me mudé del Este de los Estados Unidos hacia el Oeste del país. Siempre fué mi deseo de volver al Oeste. Este fué mi segundo hogar despues de haber salido de mi pais hace mas de 20 años. Viví en el estado de Utah por varios años y luego me mudé a Ohio por razones de trabajo. Recuerdo haberle mencionado a mi esposo a penas nos instalamos en el nuevo lugar que si me queria volver a ver feliz nuevamente, teníamos que regresar a Utah. Pasaron 13 años desde que se lo dije y apenas el año pasado se me dió esa oportunidad de regresar.
Me encontraba muy feliz por el cambio que ibamos hacer. Hasta la mudanza lo hice con ánimo por la felicidad que llevaba dentro de regresar a mi segundo hogar. Siempre lo he llamado asi, "Mi segundo hogar"!.

Nos instalamos en una casa nueva donde me enamoré de la cocina(soy una de esas mujeres que al entrar a una casa lo primero que mira es la cocina), Pues si...me encantó la cocina, me enamoré de la vista que tengo desde mi cuarto que dá a un lago grande y a las montañas. Mirar el amanecer cada mañana desde mi balcon. El tomar fotos a cada amanecer por su belleza increible y por sus colores que me regala Dios. Pero lo mas importante no era la casa ni tampoco las cosas materiales en ella, sino que lo importante y valioso era que estaba muy anciosa, feliz y con muchas espectativas por el nuevo cambio.

Conocer gente nueva, tener amigas, vivir en un vecindario cálido, asitir a una capilla donde te sientes bienvenida, me imaginaba muchas y lindas actividades. Venía emocionada para comenzar con mis tradiciones en este nuevo lugar. Gente en mi casa, grupo de mujeres habilidosas que gustan hacer manualidades, desayunos navideños...Uyyyy tantas cosas lindas quería y esperaba hacer!!
Y sabes qué? Nada de eso pasó, nada durante este primer año que ya he cumplido viviendo aqui. Nada de eso sentí y me siento miserable y culpable de haberme entuciasmado tanto para nada y de haber traído a toda mi familia.

Escuchar a mi hija decir que no la saludan, que no tiene con quien hablar, que no tiene amigas, que las actividades de la iglesia no la involucran las jóvenes, y que se quiere regresar es fustrante y duele! Simplemente duele y vivir con eso cada dia me pone triste y me siento frágil. Los que dicen que estan para ayudarte no estan. Los que fueron tus amigos un dia, desaparecen. Y esto pesa mucho!
El jueves por la noche tuve la visita en mi casa de uno de los consejeros del obispado al barrio donde asisto. Sé que venía a extenderme un nuevo llamamiento además del que ya tengo. Pero antes de que siguiera hablando y decirme cual sería ese llamamiento nuevo, le dije que no iba aceptar otra asignación. Me miró con cara de asombro y me preguntó del porqué. Ahi fué cuando comencé a querer hablar y no podia. No quería quebrarme en frente de el. Queria mostrarme fuerte y simplemente contarle lo que me estaba sucediendo pero cuando fue mi turno de compartir mis sentimientos en vez de palabras, me salieron las lágrimas.
Me dijo: Respira y toma tu tiempo para hablar. Le conté que desde que me había mudado a este estado me sentia miserable, que no me gustaba el barrio, que la gente es fria, que no he encontrado ninguna amiga y que no puedo seguir escuchando y ver a mi hija que tambien se le está haciendo dificil esta adaptación.
No quise saber cual sería esa nueva asignación para mi. Simplemente no me siento lista para trabajar en otra cosa. Me expresó que el no sabía por lo que yo estaba pasando y lo dificil que me estaba resultando el cambio. Se despidió y se fué.

Hoy domingo me encontraba leyendo el discurso del Presidente Dieter F. Uchtdorf(uno de mis preferidos)y me llamó la atención un párrafo donde dice: "Nuestro Salvador, el Buen Pastor, nos conoce y nos ama. El conoce su dolor, sus súplicas en silencio, sus temores, sus lágrimas..." "..Eso requiere un poco de fe, pero no desesperen. Si no pueden reunir fe ahora, empiecen con la esperanza. Si no pueden decir que Dios está ahi, pueden esperar que esté allí; pueden desear creer; eso es suficiente para empezar. Entonces, actuando con esa esperanza, acérquense al Padre Celestial. Dios les extenderá Su amor, y Su obra de rescate y la transformación comenzará. Con el tiempo, reconocerán la mano de El en su vida. Sentirán Su amor; y el deseo de andar en Su luz y seguir Su camino aumentará con cada paso la fe que den." (El los colocará en Sus hombros y los llevará a casa. Abril 2016)

Esas palabras quedaron en mi mente y tocó mi corazón. Sé que con mi fe, con esperanza y con el creer un poco mas podré sentir y reconocer su mano y su amor. Sé que El me recompensará con esas cosas que necesita mi vida. Sé que encontraré y me hallaré cómoda con haber llegado hasta aqui a vivir nuevamente. Lo sentí una vez hace 13 años y se que volveré a sentirlo otra vez. Sé que conoceré nuevas amigas que tocarán a mi corazón y que mis hijos finalmente se sentirán cómodos en este Estado y que todos disfrutaremos un poco mas lo bello que Utah y su gente ofrece. Tengo Fe que todo eso vendrá en su debido tiempo. En el tiempo del Señor.

miércoles, septiembre 07, 2016

Enamorarse Vs. Amar Parte ll

Te quiero amar con un amor maduro. Ese amor que sobrevive a la caducidad. No quiero un amor romántico, ese que es intenso pero pasajero, como una estrella fugaz. Quiero un amor constante, que fluya permanentemente, que no deje de obsequiarme sonrisas y alegrías cada día. El amor romántico AMA PORQUE NECESITA, pero es tan fogoso que se derrite en sus altas temperaturas. El amor maduro NECESITA PORQUE AMA, es decir, pone el amor en primer plano (no la necesidad), y es por ello que perdura y es capaz de sobrevivir a toda clase de obstáculos, porque el amor es poderoso de por sí. Quiero un amor que se alimente de comprensión y respeto cada día, que tú y yo lo construyamos conforme nos vayamos conociendo, día a día, a partir de las experiencias que nos vayan aconteciendo. Te quiero amar plenamente, sin obsesiones, sin ansiedad, sin urgencia por tenerte a mi lado a cada momento, sin celos. Y aquí cabe hacer una distinción muy importante: no es lo mismo estar enamorado que amar. El que está enamorado es carcomido por esas ansias de poseer a la pareja, de estar con ella a toda costa, no puede pensar en otra cosa que no sea el objeto de su amor, se vuelve loco por ella y generalmente se le nublan los sentidos en una especie de locura temporal socialmente aceptada. Ojo, dije temporal. Porque todo enamoramiento es pasajero. Nadie dura enamorado toda una vida; se puede ser enamoradizo toda la vida, es decir, enamorarse muchas veces a lo largo de la existencia, pero es imposible permanecer enamorado de la misma persona durante 10, 20, 30 años o más. Sencillamente el cuerpo y la mente no soportarían tal grado de desbalance químico y hormonal. Las parejas que duran mucho tiempo juntas y que son felices no lo son porque estén enamoradas, sino porque se aman. He ahí la diferencia. El amor es totalmente diferente al enamoramiento. El amor, y me refiero al amor auténtico, no es una emoción, es un conjunto de sentimientos, lazos y afectos que te unen a una persona, y ese conjunto no surge de la nada, ni a primera vista, antes bien se construye día a día y con la voluntad de ambos miembros de la pareja. Por eso, yo no quiero estar enamorada de ti. Yo quiero amarte. Amarte auténticamente, con madurez. Amarte con lealtad, con respeto, sin infidelidades, sin engaños, sin traiciones. Sé que no soy una persona perfecta, pero sé que soy perfectible, como cualquiera, y estoy dispuesta a hacer una revisión de mis errores y defectos para corregirlos, todo con tal de ser una mejor persona para ti, por nuestro bien y el de nuestra relación. Quiero un amor maduro, donde los resentimientos, el rencor, la apatía y el odio estén ausentes. No, mi amor, no te amo porque te necesito. No quiero anteponer la necesidad al amor. No te necesito porque yo estoy completa y soy plena conmigo misma. Tengo una fuerte autoestima y una verdadera confianza en mí misma y puedo decir que no necesito de nadie, de ti ni de nadie para ser feliz. Y, oye, eso está bien.
Gracias a Club de letras por este articulo!

domingo, septiembre 04, 2016

No tengo tiempo para eso!

No te han contestado alguna vez con: "No tengo tiempo para eso" o No tengo tiempo para esas cosas"! Lo escuchaste alguna vez de alguien o de ti mismo al decirlo? No duele al expresarlo? No estamos lastimando a alguien al escuchar o usar esas expresiones?
Duele... y por eso estoy tratando de mejorar y de mirar con más atención a mi alrededor y buscar a ese alguien que necesita un abrazo, una mirada, una palabra, un gesto, un hola, un mensaje, una llamada!
Siempre hay tiempo para pequeños gestos! A veces  hasta solo necesitas apretar el boton de "enviar" desde tu teléfono.

Tenemos el ejemplo perfecto de nuestro Hermano mayor y Salvador Jesucristo cuando El estuvo en la tierra. El también tuvo mucho que hacer, particularmente durante su ministerio. Así y todo, dedicaba tiempo a las personas, aun a las que, según algunos, no se lo merecían. Dejó que los niños vinieran a El. Habló con la samaritana. Enseñó, bendijo, curó, se preocupó de levantar el ánimo a miles de personas mediante incontables conversaciones. Cada enseñanza, gesto, ejemplo, palabra, tuvo un efecto importante en la vida de alguien. El se detenía a manifestar un poquito de amor, bondad y comprensión a quienes lo rodeaban.

Nosotros tambien podemos hacerlo!!!!! El dice que si comunicamos amor con detalles así, El, verterá un mayor cadual de Su amor sobre nosotros a fin de que tengamos más para dar y para disfrutar. El nos recompensará con creces, dándonos mayor inspiración y otras bendiciones, y también será retribuido por aquellas personas mismas a las que dedicaste el tiempo.

Yo no soy perfecta, tengo que empezar por ahí. Pero intento dedicar mi tiempo posible a mi familia, amigos, conocidos. Aún así siempre tengo la sensación que todo ese tiempo no es suficiente.
Leí hace poco algunos consejos que quizas por ahí te sirvan a ti tambien. Aqui te van:

Tienes uno o varios minutos libres? Manda un mensaje, un SMS, whatsapp, etc. Pregúntales a la gente que te importa cómo están, deséales que tengan un buen dia. Esto es poca cosa, pero les gustará.
Tienes 10 minutos libres? Envía un email. No tiene que ser muy extenso, sólo preocuparte por la otra persona, por sus problemas, sus inquietudes, su vida. Es un bonito detalle, y si lo haces frecuentemente, en correo regulares, reforzará tu lazo con esas personas.
Tienes 15-20 minutos libres? Llama. Es una buena forma de conectar con alguien, escuchar su voz y que escuche la tuya.
Tienes de 30 minutos a una hora libres? Hazle una visita a ese ser querido, familiar, amigo...Igual sólo puedes una vez a la semana, pero si haces esto todas las semanas, créeme que merecerá la pena. Presta atención a esa persona, preocúpate por su vida, escúchala activamente.
Tienes un par de horas libres? Queda con esa persona, invítala a comer a tu casa o haced algo juntos, como pasar o ir algún sitio.

Dedicar tiempo a alguien demuestra que te importa. Muchas veces nuestras acciones demuestran lo que nuestro corazón siente. Dedicar tiempo a nuestro prójimo nos hace falices!

Hazlo y luego me cuentas!




jueves, mayo 05, 2016

Trabajar con el corazón

Se cuenta que en un bombardeo de una ciudad durante la Segunda Guerra Mundial una estatua de Jesucristo resultó sumamente dañada. Cuando los habitantes hallaron la estatua entre los escombros, se lamentaron porque habia sido un amado símbolo de su fe y de la presencia de Dios en su vida.

Los expertos lograron reparar la mayor parte de la estatua, pero las manos estaban tan dañadas que no las pudieron restaurar. Algunos sugirieron contratar a un escultor para que hiciera manos nuevas, pero otros querian dejarla así, como recordatorio permanente de la tragedia de la guerra. Al final, la estatua permaneció sin manos; sin embargo, la gente de la ciudad agregó en la base de la estatua de Jesucrsito una placa con estas palabras: " Ustedes son Mis manos".

Esta historia encierra una profunda lección. Cuando pienso en el Salvador, a menudo me lo imagino con las manos extendidas para consolar, sanar, bendecir y amar. El siempre hablaba con la gente, y no les hablaba mal. Amaba a los humildes y a los mansos y anduvo entre ellos, ministrándoles y ofreciendo esperanza y salvación. Eso es lo que hizo durante Su vida mortal; es lo que estaría haciendo si viviera entre nosotros hoy; y es lo que debemos estar haciendo como discípulos Suyos. Por el Presidente Dieter F. Uchtdorf. (Ustedes son mi manos de la conferencia de Abril 2010)

Ultimamente he estado pensando en como desarrollar más mi amor al servicio. Sé que dentro, muy dentro nuestro, hay un corazón servicial, y que juntos podemos lograr cosas maravillosas si trabajamos desde y con el corazón.

Nunca olvidaré una experiencia personal. Mirando por la ventana un lunes de mucho calor ya cerca de la tardecita vi a mi vecino de unos 50 años trabajando solo cortando troncos de un árbol que habia caido a causa de un temporal de fuertes vientos y lluvia que habia pasado por la zona.
Observándolo pensé que esta sería una buena lección para mi hijos acerca de brindar nuestras manos y nuestro corazón a nuestro vecino. Los reuní a todos en la ventana de mi dormitorio y les dije: Ven a nuestro vecino? creo que necesita ayuda antes de que caiga la noche! Todos me miraron pero no dijeron nada porque ya sabían cual era el mensaje que les estaba dando. En familia nos dirigimos hacia la casa del vecino y al llegar le dijimos que estabamos ahi para ayudarlo. El solo nos miró y en ese instante pudimos ver como sus ojos se llenaban de lágrimas y sin más nada que decir nos indicó que hacer.
El sabía que no nos ibamos a mover de ahi sin ayudarle. Era nuestro vecino.

Son momentos y experiencias que no se olvidan. Estoy segura que tocamos su corazón pero mas queda grabado en el corazón de uno porque te sientes bien despues de haber ayudado, te sientes que sirves para algo, sientes que le aliviaste la carga a una persona, sientes amor y por ende te sientes feliz. Y de eso se trata la vida...de ser y aprender a ser feliz.
Yo me siento feliz cuando sirvo a otros.

"Nuestras manos pueden ser Sus manos, nuestros ojos, Sus ojos, y nuestro corazón, Su corazón." Dieter F. Hchtdorf

No añoramos sentir el abarazo del Salvador? Cristo no sólo habló del amor sino que lo demostró cada día de su vida. Nos demostró cómo socorrer a los débiles, levantar las manos caídas y fortalecer las rodillas debilitadas. Ahora si nosotros somos sus manos, no debemos hacer lo mismo?

Al extender nuestras manos y nuestro corazón hacia los demás con amor cristiano, nos sucede algo maravilloso. Nuestro propio espíritu llega a ser sanado y se vuelve más refinado y fuerte. Somos más felices, mas pacíficos y más receptivos a los susurros del Santo Espiritu. Dieter F. Uchtdorf

Ojalá y podamos trabajar mas con el corazón. Hay muchas personas que nos estan esperando! Es fácil encontrarlos. Mi servicio lo encontré mirando desde una ventana, pero puedes preguntar a Dios a quien servir y sé que El te va a preparar el camino para que llegues a esa persona y servirle con amor.

lunes, abril 11, 2016

Él está allí!

Encontrándome en mi casa en absoluto silencio, pero no limpia, y al despachar a todos los hijos para la escuela, me siento para compartir en este que es mi blog, lo que aprendí durante mi estudio personal de esta mañana. La limpieza puede esperar, verdad? Hoy escogí leer un discruso de nuestro amado Profeta Thomas S. Monson de la Iglesia de Jesucrsito de los Santos de los Ultimos Dias de la conferencia general del mes de noviembre del 2013 "Nunca caminamos solos" El título atrapó mi atención y que bueno que fué así!

Que bonito es saber que nunca estamos solas. Ayer sentí las palabras de mi presidente de estaca cuando dijo y se refirió que miremos a nuestro alrededor y ayudemos a esas personas que se sienten aisladas y desnudas.
Sé con todo mi corazón que no estoy sola! Porque sé que hay un Dios que me ama.  Sé que soy Su Hija y por ende sé que no me deja sola. El me conoce. El sabe de mis dolores, de mis tristezas, de mi stress, de mi cansancio y fustraciones. Él conoce a mi corazón, Él conoce mi nombre, Él conoce mis emociones, mis alegrias, mi deseos, mis metas, mis dones y talentos. El te conoce a ti y me conoce a mi muy bien, mas de lo que tu y yo nos podamos imaginar.

La pregunta que nos hizo nuestro Profeta: "Cómo puedo mantener la mira puesta en lo celestial al navegar por este mundo telestial"? Él mismo respondió: " Habrá ocaciones en que caminarán por un sendero de espinas marcado por las dificultades. Tal vez haya ocaciones en las que se sientan separadas, o incluso aisladas del Dador de toda buena dádiva; les preocupará que caminan solas, y el temor reemplazará la fe".
Y "...cuando se encuentren en esas circunstancias, les suplico que se acuerden de la oración"!

Cuando hablamos con Dios y después de haber depositado todo nuestro dolor, Él te dará paz a tu corazón. Lo sé. Lo experimenté, lo viví y lo sentí!
Ayer al salir de la conferencia de estaca y con lágrimas en mis ojos...quise buscar esa paz que necesitaba. Quise buscar la respuesta, una vez mas, de saber que en verdad no estamos solos.

Viviendo en Utah tengo la bendición de estar rodeada de hermosos templos mormones. El más cercano solo estaba a cinco minutos del lugar donde me encontraba. Alli llegué con toda la familia y para mi sorpresa no estabamos solos. La gente aun cuando los dias domingos el Templo se encuentra cerrado, aún asi las personas van por diferentes motivos. Toman fotos, quedan dentro de sus carros meditando mientras miran el templo, caminan por los jardines...y yo no fui la excepción.



Aquí estuve! En el Templo mas cercano al lugar, The Mount Timpanogos Utah Temple. Alli dentro reina Dios, alli dentro encontramos respuestas y guia a nuestra vida, alli sentimos el amor de Dios, alli dentro sentimos que estamos en los brazos de su amor!
Con solo caminar por sus jardines sentí su amor y sentí una vez mas su confirmación de que no estoy sola, de que El, nunca nos deja.
La oración en mi interior y la hermosa vista de ese templo en el dia de ayer trajo paz a mi corazón.



"No se nos puso en esta tierra para que caminásemos solos. Qué fuente extraordinaria de poder, de fortaleza y de consuelo está al alcance de cada uno de nosotros! Aquél que nos conoce mejor que lo que nos conocemos a nosotros mismos, Aquél que ve el panorama entero y que conoce el fin desde el principio nos ha asegurado que Él estará allí para brindarnos ayuda si tan sólo la pedimos."

"...Mis queridas hermanas, su Padre Celestial las ama, a cada una de ustedes. Ese amor nunca cambia, y en él no influye su apariencia, sus posesiones ni la cantidad de dinero que tengan en su cuenta bancaria. No lo cambian sus talentos y habilidades; simplemente está allí. Está allí para cuando se sientan tristes o felices, desanimadas o esperanzadas. El amor de Dios está allí ya sea que sientan que merezcan amor o no; simplemente siempre está allí." Pte. Thomas S. Monson

Les prometo que un día meditarán y considerarán sus tiempos difíciles y se darán cuenta de que Él siempre estuvo allí, a su lado.


domingo, abril 10, 2016

¡Cuando sientes que te hablan a ti!

Quiero compartir una experiencia que tuve hoy, domingo por la mañana, cuando estaba sentada con mi familia escuchando a mi presidente de estaca de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Como último orador de la reunión, antes de finalizar su discurso hizo un alto y compartió en ese momento que sentía que debía decir algo. Las palabras que salieron de su boca fueron:  "hay personas aquí que se sienten aislados, ignorados por los demás, que sienten como que estan desnudos, que les falta algo". Sus palabras exactas en inglés fueron "people who feel like strangers and naked". Y siguió diciendo: "Miren a su alrededor, y miren con los ojos de un Padre Celestial. Mírense con los mismos ojos que los miraría Dios".

Esas palabras resonaron en mi corazón porque ¡así me siento yo! Aun siento que estoy aislada y siendo ignorada desde que llegué al nuevo barrio al que asisto. Especialmente lo siento entre las mujeres. Es dificil ser nueva!

Recuerdo que en la conferencia general de la Iglesia del mes de octubre del año 2015, el Elder Dale G. Renlund del Quórum de los Doce Apostoles dijo: "Ahora me doy cuenta de que para servir a los demás en forma eficaz, debemos verlos a través de los ojos de un padre, a través de los ojos del Padre Celestial. Solo entonces podremos empezar a comprender el verdadero valor de un alma; solo entonces podremos percibir el amor que nuestro Padre Celestial tiene por todos Sus hijos; solo entonces podemos darnos cuenta de la preocupación del Salvador por ellos. No podemos cumplir plenamente nuestra obligación bajo convenio de llorar con los que lloran y dar consuelo a aquellos que necesitan de consuelo a menos que los veamos a través de los ojos de Dios. Esta perspectiva ampliada abrirá nuestro corazón a los temores, desilusiones y penas de los demás; pero el Padre Celestial nos ayudará y consolará...." "Solo cuando vemos a travéz de los ojos de nuestros Padre Celestial podemos ser llenos del "amor puro de Cristo"

Al término de la reunión me quedé sentada en la banca con lágrimas que comenzaron a salir y caer por mis mejillas. Habia sentido tan fuerte esas palabras de mi presidente de estaca. Mis hijos comezaron a notar que a mamá le estaba pasando algo. Me preguntaban...estas bien mami? Mi hijo mas pequeño se me acercó y tocando mi mano me preguntó: Te duele tu espalda mami? Me preguntó de mi espalda por un reciente accidente que tuve donde se vió afectada mi espalda. Pero mi hija mayor se habia dado cuenta que no lloraba por eso y ella dijo: "Mami, ha sentido el Espiritu de la reunión, por eso llora"

Ojalá y siempre podamos vernos, tu y yo, con los mismos ojos con que Dios nos mira.