miércoles, abril 05, 2017

Cuán cerca de los Angeles!

Hoy día hay quienes instan a las mujeres a tenerlo todo en el mundo: dinero, viajes, matrimonio, hijos y sus propias profesiones. Para las mujeres, los ingredientes importantes de la felicidad son el establecer su identidad, servir al señor, obtener una preparación académica, desarrollar sus talentos, servir a su familia,y,si es posible, formar una familia propia. No obstante, no se puede hacer todo eso bien al mismo tiempo. No se puede comer de todos los pasteles de la pastelería a un mismo tiempo porque les dolerá el estómago. No se puede al mismo tiempo dedicar el 100% a ser esposa, el 100% a ser madre, el 100% a ser trabajadora en la Iglesia, el 100% a ser profesional, y el 100% a ser una persona de servicio público. ¿Cómo se pueden coordinar todos esos papeles? Yo sugiero que lo pueden tener todo, pero en orden consecutivo. La gran palabra “consecutivo” significa hacer las cosas una a la vez en distintas épocas. En el libro de Eclesiastés dice: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora” Eclesiastés 3:1 . Cada vez hay más exigencias que se imponen a la mujer y que desafían su papel tradicional de atender a su familia. Pero, como mujeres, el papel de esposa y madre yace en lo profundo del alma de ustedes y clama que se haga realidad. La mayoría de las mujeres de modo natural desean amar a un hombre bueno y ser amadas por él, y responder a los más profundos sentimientos de la mujer, dados por Dios, de ser madre y de atender a los suyos. Afortunadamente, la mayoría de las mujeres no tienen que preocuparse por avanzar en una profesión, como sucede a los hombres, y pueden acomodar más de un interés en las diferentes etapas de la vida. No pueden confiar en las muchas voces conflictivas que pregonan lo que las mujeres deben o no deben hacer en la sociedad de hoy. Algunas de las más estridentes son ecos de mujeres que no son infelices con su papel de mujer, pero que no están en armonía consigo mismas ni con la vida en general. No sean engañadas en su búsquela de la felicidad y de su propia identidad. Hay voces persuasivas que les dirán que lo que han visto hacer a sus madres y a sus abuelas es anticuado, simple, aburrido y monótono. Tal vez haya sido anticuado y quizás rutinario, y, a veces, era monótono. Pero sus madres y sus abuelas entonaron una canción que expresó el más sublime amor y los más nobles sentimientos femeninos. Ellas nos han nutrido, nos han enseñado, han santificado el trabajo y han transformado lo monótono en tarea más noble. El ser ama de casa será lo que ustedes se propongan que sea. Cada día tiene sus satisfacciones, así como quehaceres que pueden traer consigo frustraciones, rutinas y simplicidad, pero lo mismo sucede en un despacho de abogados, en el hospital, el laboratorio o el almacén. Sin embargo, no hay trabajo más importante que el de ama de casa. Como dijo C.S. Lewis: “El trabajo de una ama de casa … es la labor gracias a la cual existen todas las demás” Karen Graham, escribe sobre lo importante que es para ella el conocimiento del dirigir la casa: “Durante mi último año en la secundaria, cuando era una Laurel de diecisiete años, un día llegué a casa de la escuela para enterarme de que mi madre había muerto repentina e inesperadamente de una hemorragia cerebral. Mis dos hermanas mayores estaban casadas y vivían en su propio hogar, por lo que a mí me correspondió atender la casa, a mi acongojado padre y a mis dos hermanos menores, de doce y trece años de edad. “Durante los dos años y medio que siguieron, yo atendí la casa, lavé la ropa, compré los comestibles y preparé la comida … ¿Pueden imaginarse que una joven de diecisiete años se encargue del presupuesto de los alimentos? Mi amoroso padre nunca dijo una sola palabra desagradable. Nunca se quejó cuando teñí todas sus camisas blancas de color rosa ni cuando echaba a perder la cena. Todas mis amigas de la escuela ya estaban planeando lo que harían después de la graduación. Algunas irían a la universidad local … Yo había pensado asistir a una universidad de la Iglesia en Idaho, pero en vista de las circunstancias familiares, decidí quedarme en casa para seguir ayudando. “Dos años después del fallecimiento de mi madre, comencé a salir con Garry, un ex misionero. La segunda vez que salimos me preguntó qué había hecho el sábado … Se sorprendió un poco cuando le dije que había limpiado la casa, comprado los comestibles y lavado la ropa todo el día. Pensó que yo era muy hogareña. Seis meses después, ese hombre maravilloso me llevó al templo e iniciamos nuestra vida juntos. Él estaba muy feliz de tener una esposa que supiera cocinar y llevar un presupuesto. “Una noche, el primer año de casados, invitamos a cenar a varios amigos recién casados. Algunas parejas empezaron a hablar de lo difícil que era ajustarse al matrimonio. Garry y yo nos miramos incrédulos … ¿Ajustarse al matrimonio? ¿Y qué era eso? Nuestro primer año había sido tan fácil. Después, al hablar de ello, concluimos que fue porque yo había llegado al matrimonio con habilidades domésticas … No tuve el estrés de experimentar en la cocina, ni de echar a perder la ropa ni de aprender a presupuestar para los alimentos; Toda la experimentación la había hecho con un padre comprensivo, paciente y sabio. Ahora, Garry y yo podíamos concentrarnos únicamente en nuestra relación, y era maravilloso. El dejar a un lado mis propios intereses y el pensar en las necesidades de mi familia realmente había sido una bendición para mí más tarde” El servicio que ella dio a su padre durante esa temporada difícil fue parte de la causa angelical de hacer el bien, esa gran preparación que ustedes están efectuando para llegar a ser grandes mujeres. Hermanas, las insto a desarrollar todos sus dones y talentos y a hacer avanzar la obra de la rectitud sobre la tierra. Espero que adquieran todo el conocimiento posible. Sean tan hábiles como puedan, pero no lo hagan exclusivamente en ocupaciones nuevas a expensas de las más esenciales, o se darán cuenta de que han perdido una de las grandes oportunidades de su vida. "...Instamos a nuestras hijas a obtener una educación, no sólo para ayudarles a formar su hogar, sino también para prepararlas para ganarse la vida si eso fuera necesario. El ir a la universidad o a una escuela vocacional es una experiencia maravillosa, y el dinero, el esfuerzo y el tiempo que en ello se empleen preparan al alumno para tener las aptitudes que le permitan conseguir un empleo." Cada una de ustedes tendrá que trabajar arduamente para aprender todo lo posible y desarrollar sus talentos. No es fácil lograr lo que realmente vale la pena. Yo sólo quiero decirles lo que les dará identidad, valor y felicidad como personas. También las insto a alcanzar su potencial, a llegar a ser personas de gran valor, a llegar a ser grandes mujeres. Dado que la mayoría de ustedes cuenta con grandes mujeres en su familia, tienen ejemplos que seguir. Por último, ¿cómo pienso que pueden llegar a ser grandes mujeres? Deben cultivar y utilizar generosamente sus nobles instintos femeninos de amor y misericordia, primero con su familia y después con los demás. Ruego que siempre tengan hambre y sed de justicia dentro del marco del Evangelio revelado de Jesucristo. Que tengan una perspectiva eterna al efectuar la causa angelical de hacer el bien, de manera tal que no sólo las convierta en grandes mujeres, sino que finalmente lleguen a ser reinas en las eternidades. Si quieres leer el discurso completo lo puedes encontrar en la Liahona de abril de 1998 bajo el titulo de "Cuan cerca de los Angeles" por el Presidente James E. Faust

viernes, marzo 24, 2017

Trabajando con el corazón

Que bonito suena el titulo de este ensayo "Trabajando con el Corazón" pero a la vez que dificil es! Es una tarea que lleva tiempo, eso te lo aseguro.

El año pasado estaba buscando un trabajo que sea cerca de la casa y que me permitiera salir un poco y convivir con otras personas. Buscaba algo de medio tiempo y si era posible que sea durante el horario escolar para que mis hijos no sintieran mi ausencia en el hogar. Tenia que ocupar mi mente, hacer algo, salir un poco y tomar aire.
Buscando y buscando encontré ese trabajo que lo podria llamar "caido del cielo"? Lo pongo con signo de interrogación porque aun no me explico del porque sigo alli!

El trabajo se encuentra a dos millas de distancia de la casa, mejor imposible! Un trabajo de seis horas al dia en horario escolar y trabajo solamente cuando hay escuela. Me presenté en la entrevista y dos dias después ya estaba trabajando. 

Te cuento algo acerca de mi... Suelo a veces decir que nunca haria tal cosa en mi vida o que nunca jamás me dedicaria a tal cosa...finalmente y como siempre termino haciéndolo. Antes de conocer a mi futuro esposo dije: Nunca me casaré con un mexicano y sabes qué? terminé casándome con uno!
Nunca trabajaré en un lugar donde tenga que cocinar porque suficiente tiempo paso en la mia. Y sabes qué? El trabajo que acepté fué trabajar en la cocina de la escuela de uno de mis hijos! Asi que: "Nunca digas nunca"!!!! Creo que ahora si lo he aprendido jajaja

Fué dificil las primeras semanas...acostumbrarse a algo nuevo, estar de pie por muchas horas, nueva rutina, levantarse temprano, ser la primera en salir de la casa, manejar en la hora pico, aprender donde estaban todos los utensillos y como usarlos, como actuar en momentos cuando se está acabando la comida y como poder y preparar algo en segundos.
Atender a 460 niños diariamente en una hora sin parar no es una tarea muy fácil, especialmente cuando el último grupo de niños pasa y nunca ves el final de la hilera y en ese momento viene a tu cabeza las ganas de apagar ya todas las luces y decir que la cocina esta oficialmente cerrada por el dia! Asi como solia decir una gran amiga y vecina "The Kitchen is officially closed"

Pero no acaba alli esto... luego de cocinar y de atender a los 460 niños y de limpiar todo, llego a mi casa y la historia se repite. Entro a la casa y comienzo a juntar todo lo que esta por el camino, lavar los platos que han dejado del desayuno, lavar ropa, limpiar baños, barrer la cocina, ordenar los cuartos y luego recibir a mis hijos que van llegando uno por uno de la escuela y con hambre y luego sabes qué? sigo limpiando y sigo en la cocina para preparar la cena que se sirve mas tarde para cuando llega el esposo.
Dicen que las mujeres somos fuertes, que tenemos un sexto sentido y que todo podemos hacer....solo que hay dias que me pesan mas que otros. Pero este no es el punto al que quiero llegar.

En la cocina somos tres mujeres trabajando!!! Al principio nos llevábamos bien pero luego una de ellas comenzó a cambiar siendo indiferente conmigo. Es una señora de unos 60 años yo pensaría, y la paciencia parece que no esta mucho a su favor. Me pregunto del porque trabaja alli porque todo lo hace de mala gana. Me pregunto si le gustará el trabajo que hace. La verdad no lo sé! Comenzó de repente a tratarme de mala forma, contestándome mal y con muchos desprecios. Me parece a mi pero creo que no le caigo bien. No la llamaria "racista" pero hasta parece! Ese mal trato lo tiene solo hacia mi porque es muy diferente cuando se dirije hacia mi otra compañera y manager.

Te aseguro que las primeras semanas además de llegar cansada por la nueva rutina del trabajo tambien tenia que agregarle el tener que aguantar a esta señora. Pensé en varias veces dejar el trabajo porque no tengo la necesidad de trabajar pero por alguna razón no lo hago ni lo haré por el momento. Es dificil trabajar con una persona cuando no le gusta el trabajo pero más dificil es tolerarla. No entraré en detalles de las cosas que hace, solo sé que son varias y que a veces resulta dificil su compañia en el trabajo!

En un momento de desesperación porque no me alcanzaban las manos para servir a tantos niños juntos, y el ver a mi compañera de trabajo a mi lado, le reclamé del porque estaba alli parada sin extender una mano. Fué un momento de miradas y reclamos. Y eso hizo que yo terminara en la oficina de mi jefa. Esto puso punto final a la poca relación entre ella y yo. Digo poca relación porque es el dia de hoy que no tenemos trato mas que lo escencial para comunicarnos con ciertas cosas de la cocina.

Pensé que ya era hora de hacer algo. Llevo cinco meses trabajando alli y no puedo llegar cada dia al trabajo y pasarlo mal solo por una persona. Puse mi cabeza a pensar y a mi corazón a trabajar.
Todos pasamos la mayor parte del tiempo en el trabajo, compartiendo con personas agradables y otras no tan agradables, pasamos horas y horas juntos. La mayoría de los casos no nos sentimos ni realizados ni felices pero ahí seguimos día tras día "en la lucha". A todos nos llega el momento de preguntarnos, esto es todo? esta es la vida?" y sólo quedan dos caminos: seguir en la zona de tensión, como en el caso mio o atravesar todo eso que me limita a no solo trabajar pero tambien a pasarlo bien en el trabajo.
Y es ahi cuando le pedí a mi Corazón que me mandara alguna pista, para saber por dónde tenia que comenzar. Y cuando preguntas y si estás atento, te aseguro que las respuestas llegan!
Todos tenemos un corazón dentro nuestro  que esta lleno de algo... ese algo que se llama compasión, caridad, amor, tolerancia....tu lo tienes al igual que yo y si no lo tenemos lo podemos adquirir!

Sentí que debia trabajar asi como trabajan las hormiguitas, en silencio, porque aun no tenemos mucha comunicación mas que lo necesario.
Su trabajo es mas laborioso y toma más tiempo. Entonces pensé que sería bueno ayudarla sin que me lo pidiera.

Lo que hago cuando termino con mis asignaciones es ir a su lado y ayudarla. Me pongo hacer lo que ella aún no termina. Al principio como que no quería mi ayuda pero ella misma se daba cuenta que si no la ayudaba no iba a terminar a tiempo su trabajo. Cada dia voy y hago algo por ella...y créeme que es dificil trabajar con una persona que no le caes bien. Ella tiene un caracter especial junto con sus desprecios que me hace. Me pregunto muchas veces del porque sigo y la verdad que no lo se! No sé si esto es una lección para que yo aprenda algo o si Dios me puso en el camino para ella.
Hoy por ejemplo estaba contando las bandejas de comida para el dia siguiente, asignación que tiene ella y que yo comencé hacer porque me sobraba el tiempo cuando se me acercó tirando las bolsas con desprecio asi no mas y eso que yo le estaba haciendo el favor para que pueda terminar su trabajo rápido. Hay dias como los de hoy que pido...Señor...dame comprensión, paciencia y mas comprensión y tolerancia con esta señora. Hay dias que le ayudo y ni las gracias da. No puedo creer como hay personas asi... Solo estoy haciendo mi parte y espero de a poco ablandar su corazón. Duele y lástima cuando no te aprecian.

Leyendo un articulo encontré algo que dice(traducido del ingles al español) que a menudo perdemos demasiado el tiempo esperando que alguien venga y te aprecie, o te honre. Hay veces que nos olvidamos que alguien tiene que hacer la apreciación, la observación y el honor primero o todos estaremos esperando para siempre en la decepción. No podemos obligar a otros a amarnos. Cuando nos sentimos solos, necesitamos salir y ayudar a otra persona a sentirse menos sola. Cuando nos sentimos desagradables, necesitamos salir y ayudar a alguien a sentirse apreciado. Cuando nadie nos honra por nuestro arduo trabajo, necesitamos salir y honrar a alguien por su arduo trabajo.

Eso es lo que he comenzado hacer desde hace tiempo con mi compañera . Los resultados son lentos y hasta hay dias que pareciera que todo el trabajo y esfuerzo de uno es en vano pero ahi voy haciendo mi trabajo de hormiguita, Dejo mi cabeza y mi mente a un lado y simplemente dejo que trabaje mi corazón.

Marina

domingo, octubre 30, 2016

Ejemplo y aprendizaje de una Conferencia de Estaca

Fin de semana de conferencia de estaca para los Santos de los Ultimos dias en Saratoga Springs. Siempre quiero encontrar una excusa para no asistir por ser la primera sesion un dia sábado por la noche. Siempre quiero quedarme en la casa haciendo otra cosa y no estar sentada por una hora y media en una silla de metal y con frio escuchando a personas hablar.
Cuando tenía niños pequeños mi excusa perfecta era solo mandar a mi esposo a la reunión y yo quedarme en casa al cuidado de los niños. Pero ya no puedo hacer eso porque mis hijos ya estan grandes y se pueden cuidar solos y más si solo es por un par de horas.

Mi esposo tuvo cirugia de rodilla el viernes y cuando llegó el sabado por la tarde le dije: "Me imagino que estarás pensando en quedarte en la casa y no ir a la conferencia, verdad? Para mi esposo eran tres horas de reunión cuando para mi solo era una hora y media! Su respuesta no me sorprendió! Aun cuando estaba recién operado, con dolor y en un estado no muy cómodo, aun así, el se estaba alistando para su reunión. Esta vez yo no podia decirle: No voy a ir, me voy a quedar en casa! Asi que simplemente comencé a alistarme para asistir a la segunda reunión junto con mi esposo.
 
Cuando se aproxima siempre una conferencia de estaca en mi iglesia no siento ganas de ir pero siempre a ultimo momento cambio mi actitud y voy. No solo asisto sino que tambien al termino de la reunión salgo edificada y agradecida por haber asistido una vez mas a esas reuniones. El Espiritu y las cosas que se aprenden es muy lindo.
Esta vez tengo que agradecerle a mi esposo por su ejemplo. Gracias a su ejemplo y por el estado en la cual se encontraba y se encuentra, me hizo pensar una vez mas y asistir a la sesion de adultos. 
 
En la conferencia tuvimos la oportunidad de escuchar a Elder Salinas, un Setenta de Area de la Ciudad de Mexico. Era un invitado especial a nuestra conferencia. El nos enseñó de la importancia de leer el Libro de Mormón en familia. El libro de Mormón y el estudio de las escrituras diariamente cambia a las personas y cambia vidas! Elder Salinas compartió una experiencia personal de su hijo Jacob. Mencionó que tuvo gemelos, uno llamado Jacob y el otro Isaac. Recuerda que su hijo Jacob cuando tenia 5 años de edad asistía al jardin de infantes(recuerden que a esa edad los niños aun no saben leer).
Un dia vino Jacob de la escuela y le contó a sus papás que habia un niño que lo estaba molestando. Sus papás le recomendaron a Jacob que lo tratara bien. Al dia siguiente vino otra vez su hijo diciendo que el niño lo seguia molestando y sus papás le recomendaron que sea amigable con ese niño...al dia siguiente otra vez... y los papás le dijeron que jugara con el, otro dia que se hiciera amigo de el, otro dia que fuera y le contara a la maestra y Jacob siguió asi toda la semana diciendo que el niño en la escuela seguía y seguía molestando. 
 
Elder Salinas cuenta que un dia fué a buscar a Jacob a la escuela y cuando estaba estacionando su carro en el estacionamiento de la escuela visualizó a sus gemelos sentados con el niño que tanto molestaba. Dice que desde su carro vió a Jacob sentado de un lado, el niño molestón en el medio y del otro lado su otro hijo Isaac. Elder Salinas se asombró y pensó: oh no... que está pasando aqui? y cuando se estaba acercando a sus hijos vió que Jacob tenía en sus manos un libro y que ese libro era el "Libro de Mormón". Le estaba mostrando aquel niño, aquel libro importante y los dibujos que se encontraban alli. Elder Salinas sabía que sus hijos no sabian leer...pero el podia ver que estaban con el Libro de Mormon en mano y muy atentos los tres. 
Al acercarse Elder Salinas le preguntó a su hijo Jacob que estaba haciendo con ese libro y con ese niño... a lo cual su hijo Jacob respondió:- Papá, si el Libro de Mormón no cambia a este niño, nada lo hará cambiar! 
 
Fué una linda experiencia del Elder Salinas al compartirla! La importancia de enseñar desde una temprana edad a nuestros hijos acerca del valor de leer y estudiar las escrituras. Aun cuando los niños son pequeños es bueno que crezcan en un hogar donde vean la importancia del estudio de las escrituras. 
 
Gracias por esta Conferencia de Estaca, por el ejemplo de mi esposo y agradecida por haber asistido a una más!

lunes, octubre 03, 2016

Ora... El está allí

Si tus sueños se vienen abajo por alguna razón, yo estaré ahí para reconstruirlos. Cuando estés en angustias, que todo te va mal y la vida es tan dura... recuerda que siempre estaré para siempre ayudarte. Cuando te sientas solo y vacío, que tu corazón se sienta lleno de angustia y dolor yo estaré para aliviarlo. Yo siempre estaré a tu lado para hacerte compañía, cuando las lágrimas nublen tu vida te las secaré... Si tu día amanece gris lo iluminaré, tenderé mi mano para ampararte y saber que estoy que nunca te voy a olvidar. Gracias a "Si tu me lees"

Hay una escritura en la Biblia en el libro de Isaias que me ayuda a recordar que nunca estamos solos, que  Dios siempre está y estará con nosotros siempre. El es el único que nunca nos abandonará, en ningún momento nos desamparará. En Isaias 41:10 y 13 dice:
10 "No temas, poque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te fortalezco; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."
13 "Porque yo, Jehová, soy tu Dios, quien te sostiene de la mano derecha y te dice: No temas, yo te ayudaré."

Para mi la oración es un medio que me ayuda mucho. Es una herramienta poderosa que tenemos para usar siempre y comunicarnos con Dios. Debemos usarla. Siempre esta a nuestra alcance. Una de mis canciones favoritas comienza diciendo: "Padre Celestial, dime, ¿estás ahí? ¿Y escuchas siempre cada oración?"
Yo sé que mi Padre Celestial me ama. Sé que en El puedo confiar. El me entiende. El me escucha siempre. El me mira siempre y sé que con El siempre podré hablar, en cualquier momento y en cualquier lugar.
Ora; Él está. Habla; Él te escucha. Eres Su Hijo; Su amor te rodea. Él te contesta. ("Oración de un niño", Canciones para niños, págs. 6–7)

El Presidente Ezra Taft Benson en cuanto a la oración, el dijo: “En todo el curso de mi vida, el consejo de depender de la oración es el que he estimado más que cualquier otro que haya recibido. Se ha convertido en parte íntegra de mi ser, un ancla, una fuente constante de fuerza, y la base de mi conocimiento de las cosas divinas… “A pesar de las persecuciones o los fracasos, en la oración se puede hallar seguridad, porque Dios serenará nuestra alma. Esa paz, ese espíritu de serenidad, es la bendición más sublime de la vida”

El apóstol Pablo exhortó: “…Sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios… “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”.
¡Qué promesa tan gloriosa! La paz es lo que procuramos, aquello que añoramos. No se nos puso en esta tierra para que caminásemos solos. ¡Qué fuente extraordinaria de poder, de fortaleza y de consuelo está al alcance de cada uno de nosotros! Aquél que nos conoce mejor que lo que nos conocemos a nosotros mismos, Aquél que ve el panorama entero y que conoce el fin desde el principio nos ha asegurado que Él estará allí para brindarnos ayuda si tan sólo la pedimos.
Tenemos la promesa: “…orad siempre, sed creyentes, y todas las cosas obrarán juntamente para vuestro bien. (DyC 90:24) A medida que nuestras oraciones ascienden hacia el cielo, no olvidemos las palabras que nos enseñó el Salvador. Al enfrentar la intensa agonía de Getsemaní y la cruz, Él oró al Padre: “…no se haga mi voluntad, sino la tuya” Lucas 22:42

Por difícil que sea a veces, debemos también confiar en que nuestro Padre Celestial sabe mejor cómo, cuándo y de qué manera brindar la ayuda que buscamos. Dios está allí para cuando se sientan tristes o felices, desanimadas o esperanzadas. El amor de Dios está allí ya sea que sientan que merezcan amor o no; simplemente siempre está allí. A medida que busquemos a nuestro Padre Celestial mediante la oración ferviente y sincera y el estudio serio y dedicado de las Escrituras... Conoceremos el amor que Dios tiene por nosotros; entenderemos que nunca caminamos solos. Les prometo que un día meditarán y considerarán sus tiempos difíciles y se darán cuenta de que Él siempre estuvo allí, a su lado. ("Nunca caminamos solos" Pte. Thomas S. Monson)

martes, septiembre 27, 2016

Desnudar el Alma

El alma es esa pequeña puerta que no abrimos casi nunca a nadie, es el lugar donde escondemos las necesidades más intensas, donde se aloja la responsabilidad de nuestras elecciones, nuestros dolores más profundos y todo aquello que nos ha convertido en lo que somos. Desnudar el cuerpo es fácil, eso cualquiera puede hacerlo, pero desnudar el alma, es dificilísimo. Es ir quitando capas poco a poco, para descubrir qué hay en el fondo de una persona una vez que ha sido despojada de todo lo superficial. Es derribar esos muros que tanto esfuerzo han costado construir a lo largo del camino. Es sentirse vulnerable, mostrar tus miedos, tus sueños, tus imperfecciones, tus anhelos más profundos, sin prejuicios. Es correr el riesgo de ser lastimado, pero conscientes de que merece la pena hacerlo. Desnudar el alma es difícil, porque al principio da vergüenza, cierta ansiedad, pero sobre todo, un puto miedo. Es difícil porque no cualquiera lo sabe valorar. Pero una vez que lo haces, es como abrir la puerta de una habitación cerrada, es sentirte en libertad mostrando sin vergüenza alguna, tu exquisita belleza, es intentar viajar un poco más ligeros por la vida… es aprender a amar y ser amados de verdad. Gracias a Club de Letras.

domingo, septiembre 25, 2016

En algún momento, todos somos frágiles!

Muchos me han considerado mujer fuerte. Muchos de ustedes han depositado en mi la confianza al contarme sus cosas y sus problemas. Muchos piensan que soy una mujer, amiga, madre y esposa ejemplar. Gracias! En realidad he tratado de serlo siempre pero hay veces que me resulta dificil. Creo que hay un tiempo, una etapa o un momento en la vida de uno que sostener todo eso de: mujer fuerte, mujer ejemplar, buena onda, consejera, va pesando poco a poco, hasta que se te hace dificil ese peso y es cuando te toca a ti mostrar tu parte fragil y hacerte escuchar de tus propias emociones y problemas a los demás.

A nadie le gusta que le digan "persona frágil" pero si nos ponemos a pensar, todos lo somos. Quizas unos mas, otros menos, pero todos en algun momento de nuestras vida lo somos! Esta semana sentí que se cayó esa mujer que conocen! Sentí que fallé, que me debilité y que desnudé mi alma. Déjame contarte!

Hace un año me mudé del Este de los Estados Unidos hacia el Oeste del país. Siempre fué mi deseo de volver al Oeste. Este fué mi segundo hogar despues de haber salido de mi pais hace mas de 20 años. Viví en el estado de Utah por varios años y luego me mudé a Ohio por razones de trabajo. Recuerdo haberle mencionado a mi esposo a penas nos instalamos en el nuevo lugar que si me queria volver a ver feliz nuevamente, teníamos que regresar a Utah. Pasaron 13 años desde que se lo dije y apenas el año pasado se me dió esa oportunidad de regresar.
Me encontraba muy feliz por el cambio que ibamos hacer. Hasta la mudanza lo hice con ánimo por la felicidad que llevaba dentro de regresar a mi segundo hogar. Siempre lo he llamado asi, "Mi segundo hogar"!.

Nos instalamos en una casa nueva donde me enamoré de la cocina(soy una de esas mujeres que al entrar a una casa lo primero que mira es la cocina), Pues si...me encantó la cocina, me enamoré de la vista que tengo desde mi cuarto que dá a un lago grande y a las montañas. Mirar el amanecer cada mañana desde mi balcon. El tomar fotos a cada amanecer por su belleza increible y por sus colores que me regala Dios. Pero lo mas importante no era la casa ni tampoco las cosas materiales en ella, sino que lo importante y valioso era que estaba muy anciosa, feliz y con muchas espectativas por el nuevo cambio.

Conocer gente nueva, tener amigas, vivir en un vecindario cálido, asitir a una capilla donde te sientes bienvenida, me imaginaba muchas y lindas actividades. Venía emocionada para comenzar con mis tradiciones en este nuevo lugar. Gente en mi casa, grupo de mujeres habilidosas que gustan hacer manualidades, desayunos navideños...Uyyyy tantas cosas lindas quería y esperaba hacer!!
Y sabes qué? Nada de eso pasó, nada durante este primer año que ya he cumplido viviendo aqui. Nada de eso sentí y me siento miserable y culpable de haberme entuciasmado tanto para nada y de haber traído a toda mi familia.

Escuchar a mi hija decir que no la saludan, que no tiene con quien hablar, que no tiene amigas, que las actividades de la iglesia no la involucran las jóvenes, y que se quiere regresar es fustrante y duele! Simplemente duele y vivir con eso cada dia me pone triste y me siento frágil. Los que dicen que estan para ayudarte no estan. Los que fueron tus amigos un dia, desaparecen. Y esto pesa mucho!
El jueves por la noche tuve la visita en mi casa de uno de los consejeros del obispado al barrio donde asisto. Sé que venía a extenderme un nuevo llamamiento además del que ya tengo. Pero antes de que siguiera hablando y decirme cual sería ese llamamiento nuevo, le dije que no iba aceptar otra asignación. Me miró con cara de asombro y me preguntó del porqué. Ahi fué cuando comencé a querer hablar y no podia. No quería quebrarme en frente de el. Queria mostrarme fuerte y simplemente contarle lo que me estaba sucediendo pero cuando fue mi turno de compartir mis sentimientos en vez de palabras, me salieron las lágrimas.
Me dijo: Respira y toma tu tiempo para hablar. Le conté que desde que me había mudado a este estado me sentia miserable, que no me gustaba el barrio, que la gente es fria, que no he encontrado ninguna amiga y que no puedo seguir escuchando y ver a mi hija que tambien se le está haciendo dificil esta adaptación.
No quise saber cual sería esa nueva asignación para mi. Simplemente no me siento lista para trabajar en otra cosa. Me expresó que el no sabía por lo que yo estaba pasando y lo dificil que me estaba resultando el cambio. Se despidió y se fué.

Hoy domingo me encontraba leyendo el discurso del Presidente Dieter F. Uchtdorf(uno de mis preferidos)y me llamó la atención un párrafo donde dice: "Nuestro Salvador, el Buen Pastor, nos conoce y nos ama. El conoce su dolor, sus súplicas en silencio, sus temores, sus lágrimas..." "..Eso requiere un poco de fe, pero no desesperen. Si no pueden reunir fe ahora, empiecen con la esperanza. Si no pueden decir que Dios está ahi, pueden esperar que esté allí; pueden desear creer; eso es suficiente para empezar. Entonces, actuando con esa esperanza, acérquense al Padre Celestial. Dios les extenderá Su amor, y Su obra de rescate y la transformación comenzará. Con el tiempo, reconocerán la mano de El en su vida. Sentirán Su amor; y el deseo de andar en Su luz y seguir Su camino aumentará con cada paso la fe que den." (El los colocará en Sus hombros y los llevará a casa. Abril 2016)

Esas palabras quedaron en mi mente y tocó mi corazón. Sé que con mi fe, con esperanza y con el creer un poco mas podré sentir y reconocer su mano y su amor. Sé que El me recompensará con esas cosas que necesita mi vida. Sé que encontraré y me hallaré cómoda con haber llegado hasta aqui a vivir nuevamente. Lo sentí una vez hace 13 años y se que volveré a sentirlo otra vez. Sé que conoceré nuevas amigas que tocarán a mi corazón y que mis hijos finalmente se sentirán cómodos en este Estado y que todos disfrutaremos un poco mas lo bello que Utah y su gente ofrece. Tengo Fe que todo eso vendrá en su debido tiempo. En el tiempo del Señor.

miércoles, septiembre 07, 2016

Enamorarse Vs. Amar Parte ll

Te quiero amar con un amor maduro. Ese amor que sobrevive a la caducidad. No quiero un amor romántico, ese que es intenso pero pasajero, como una estrella fugaz. Quiero un amor constante, que fluya permanentemente, que no deje de obsequiarme sonrisas y alegrías cada día. El amor romántico AMA PORQUE NECESITA, pero es tan fogoso que se derrite en sus altas temperaturas. El amor maduro NECESITA PORQUE AMA, es decir, pone el amor en primer plano (no la necesidad), y es por ello que perdura y es capaz de sobrevivir a toda clase de obstáculos, porque el amor es poderoso de por sí. Quiero un amor que se alimente de comprensión y respeto cada día, que tú y yo lo construyamos conforme nos vayamos conociendo, día a día, a partir de las experiencias que nos vayan aconteciendo. Te quiero amar plenamente, sin obsesiones, sin ansiedad, sin urgencia por tenerte a mi lado a cada momento, sin celos. Y aquí cabe hacer una distinción muy importante: no es lo mismo estar enamorado que amar. El que está enamorado es carcomido por esas ansias de poseer a la pareja, de estar con ella a toda costa, no puede pensar en otra cosa que no sea el objeto de su amor, se vuelve loco por ella y generalmente se le nublan los sentidos en una especie de locura temporal socialmente aceptada. Ojo, dije temporal. Porque todo enamoramiento es pasajero. Nadie dura enamorado toda una vida; se puede ser enamoradizo toda la vida, es decir, enamorarse muchas veces a lo largo de la existencia, pero es imposible permanecer enamorado de la misma persona durante 10, 20, 30 años o más. Sencillamente el cuerpo y la mente no soportarían tal grado de desbalance químico y hormonal. Las parejas que duran mucho tiempo juntas y que son felices no lo son porque estén enamoradas, sino porque se aman. He ahí la diferencia. El amor es totalmente diferente al enamoramiento. El amor, y me refiero al amor auténtico, no es una emoción, es un conjunto de sentimientos, lazos y afectos que te unen a una persona, y ese conjunto no surge de la nada, ni a primera vista, antes bien se construye día a día y con la voluntad de ambos miembros de la pareja. Por eso, yo no quiero estar enamorada de ti. Yo quiero amarte. Amarte auténticamente, con madurez. Amarte con lealtad, con respeto, sin infidelidades, sin engaños, sin traiciones. Sé que no soy una persona perfecta, pero sé que soy perfectible, como cualquiera, y estoy dispuesta a hacer una revisión de mis errores y defectos para corregirlos, todo con tal de ser una mejor persona para ti, por nuestro bien y el de nuestra relación. Quiero un amor maduro, donde los resentimientos, el rencor, la apatía y el odio estén ausentes. No, mi amor, no te amo porque te necesito. No quiero anteponer la necesidad al amor. No te necesito porque yo estoy completa y soy plena conmigo misma. Tengo una fuerte autoestima y una verdadera confianza en mí misma y puedo decir que no necesito de nadie, de ti ni de nadie para ser feliz. Y, oye, eso está bien.
Gracias a Club de letras por este articulo!