lunes, marzo 07, 2011

Cuando uno esta debil es cuando mas siente a Dios mas cerca de uno!
Eso es lo que estoy aprendiendo en estos ultimos meses haciendo mis visitas de maestras visitantes. Siento que Dios me puso a ciertas hermanas en mi camino para hacerme crecer,comprender y creer lo que significa ser una hija de Dios y formar parte de esta gran organización llamada "Sociedad de Socorro".

Hace meses que vengo sitiendo un vacio dentro mio. Asisto a la iglesia desde que nací. Al principio crecí con un testimonio prestado hasta que pude,a medida que iba creciendo en edad y madurez a obtener mi propio testimonio con mucho estudio de las escrituras y oraciones.
No estoy diciendo que estoy perdiendo lo que tanto me costó obtener, pero siento que a veces  uno se confía demaciado y le pone prioridad a otras cosas y deja o abandona de hacer ciertas  cosas poniendo como excusa la falta de tiempo, el estar cansada, el ver el programa favorito o simplemente el reemplazar ciertos libros que trae mas satifacción temporal que eterno y va dejando a un lado las cosas importantes como el estudio diario de las escrituras y las oraciones personales.

Pensé muchas veces en compartir este sentimiento con alguien pero el orgullo no me deja. cuando uno comparte algo que lleva muy dentro es como desahogarse y siente uno que es escuchado y luego cuando lo haces, te sientes mas aliviada, sin tantas cargas encima.Si me entiendes, no?

Hace un par de meses que vengo escuchando historias conmovedoras y que me han echo reflexcionar mucho pero hoy viví y ví con mis propios ojos una de esas historias que a uno lo levanta desde lo mas profundo.

Hoy en la mañana realicé mi visita de "maestra visitante" al visitar a una hermana que ha pasado por muchas tribulaciones y  necesidades temporales. Por mas que anoche revolví toda la casa buscando el mensaje de las maestras visitantes del mes de marzo para compartirlo, no lo encontré(parecía que así, debía de pasar) y decidí enseñar sin decirle nada a mi compañera con anticipación, hablar de uno de mis discursos favoritos.Ver el link.

En ese discurso se encuentran dos historias muy bonitas que nos enseña de como Dios no nos abandona.

Antes de finalizar con el mensaje, mi compañera compartió una experiencia que habia tenido justo en esa misma mañana haciendonos mención de la necesidad temporal que estaba pasando y al finalizar de hablar sentí en mi corazón que debía actuar como persona , amiga, y como miembro de la presidencia de la oraganización de la sociedad de socorro lo antes posible. La hermana que fuimos a visitar, la hermana que tuvo y tiene sus propias necesidades tambien, no dudó ni tardó en traer frente a nosotras una caja grande llena de ropa, zapatos y pañales para mi compañera aliviándole así un poco de su carga.
Que gesto tan bonito, que corazón tan alegre y que sentimiento tan humilde sentí. No tardé al llegar a casa de regreso en llamar a la hermana que visité para agradecerle por el gesto tan hermoso que habia echo. Le dije que tenía ganas de llorar por haber visto lo que habia echo a lo cual ella me contestó: "Lloremos juntas, pues"

Gracias a esas experiencias que uno vive, revive otra vez. Gracias a esta organización de mujeres llamada "Sociedad de Socorro" y al programa de las "maestras visitantes", yo puedo sentir que ese vacío que siento a veces, se va llenando nuevamente poco a poco de esas experiencias que van pasando de corazón a corazón por esas mujeres, que son las hijas de ese gran ser conocido como Nuestro Padre Celestial.

1 comentario:

Gaby dijo...

Que linda experiencia marina!!!