jueves, marzo 23, 2006

Querida Madre;

Esta noche quiero dedicarte éste espacio porque eres una gran mujer además de ser una excelente madre.

Siempre has cuidado de mi y de tu hijo. Aún cuando solo querias un hijo en esta vida. Dios te bendijo con otro mas, yo. Supuestamente llamaste al doctor por una gran dolor de estómago que tenías y el doctor al verte te dijo que ese dolor de estómago tenía patitas. Osea que estabas embarazada. Y nací y aqui me tienes ya grande, casada, con hijos y tratando de seguir tus pasos que me has dado y sigues dándome en estos 32 años que llevo de vida.

Cómo agradecerte todo? Las palabras no son suficientes. En mis oraciones siempre estas presente porque quiero que Dios te siga protegiendo y bendiciendote.
Siempre he estado al lado tuyo. Pegada a ti, detrás de tus piernas y no me separaba nadie. Me recuerdo con mis dos trencitas y agarrada siempre de tus piernas, con cara seria y diciendo: mamá cuando nos vamos?

Crecí en un hogar donde no me faltaba nada. Tu haciendo el papel de padre y madre porque lamentablemente papá no supo cuidar su trabajo ni su dinero y tu tenías que salir cada dia para buscar el pan de cada dia. Además papá no siendo miembro de la iglesia siempre teníamos discusiones por estar metidos en la iglesia, y hasta nos decia: por qué no se llevan el colchón y se quedan a dormir en la capilla? Recuerdas esas palabras, mamá? A nosotros nos encantaba estar en las actividades de la iglesia. Era nuestro pasatiempo favorito.

Siempre quise que nuestro hogar sea un ejemplo, que pudiéramos aplicar lo que nos enseñaban en la iglesia, de orar, leer juntos las escrituras, tener noches de hogar pero no se pudo porque nuestro padre no lo permitia. No era un hombre creyente, eso lo sabíamos muy bien y de cabeza dura pero se que aún tiene la oportunidad de cambiar. Aún cuando ya este en el cielo descansando.

Tu siempre has estado a mi lado. Dándome lo mejor. Queriendo que aprendiera danza clasica, tocar el piano pero me puse rebelde en mi juventud y ahora desearía volver a esos años nuevamente y estudiar y ser una gran bailarina o bien una gran pianista como eres tu. Ahora solo puedo tocar los himnos de la iglesia y alguna que otra pieza en el piano. Pero el ejemplo y las enseñanzas que me has dado las trato de poner en práctica. Ahora yo quisiera que mi hija pueda bailar o tocar piano y que aproveche el tiempo y las oportunidades que yo no he aprovechado.

Recuerdo siempre durante mi adolescencia que cada vez que salía debia decirte con quién lo hacía, dirección y teléfono. Iba algún baile de la Iglesia y luego te llamaba para decirte que iba a tal lado y te nombraba a todos los que estaban en el grupo y cuando llegaba a la casa, no importando la hora que era...estabas allí al lado de la cama con el velador prendido esperándome y allí iba yo para contarte todo lo que había hecho y hasta con quien bailé esa noche.

Recuerdas todos los candidatos que te traía. Hasta me llamabas la internacional por salir con jovenes de otros paises. Pero tambien nos reíamos de algunos candidatos que querían salir conmigo y yo les daba vuelta la cara porque no quería saber nada de ellos. Aun cuando me llevaban rosas de las que me gustaban a mi. Ni con eso podían lograr mi atención. Ay, ay, ay....si me pongo a recordar esos tiempos y esas experiencias tendría que escribir varias hojas pero al fin y al cabo son momentos gratos que uno pasa.

Y luego cuando te dije que me quería ir a los Estados Unidos. Tú estuviste muy de acuerdo. Aunque había mucho miedo porque en Argentina núnca me había separado de ti. Nunca me animé ir sola a la capital y tomar el subte y hablarte de venir a los Estados Unidos, el primer mundo donde aqui toda la gente se maneja tan diferente a nosotros. Pero ahí estabas tu apoyándome, y ni hablar de como me ayudaste financieramente!!!!

Recuerdo estando en el aeropuerto nos despedimos. Cómo pudimos lograr esa separación sabiendo que éramos tan unidas? Yo creo que pensábamos que el tiempo volaría porque solo me estaba despidiendo por cuatro meses. Pero esos cuatro meses se transformaron ahora en casi 10 años que cumpliré el mes que viene que vivo aqui en los Estados Unidos. Quién pensaría en eso!!! Yo creo que si hubiera sabido de antemano que me iba a quedar por tantos años ni hubiera venido pero aqui estoy feliz y logrando cosas que yo creo nunca hubiera logrado si me hubiera quedado en Buenos Aires.

Gracias mamá por cada viaje que te haces hasta aqui para visitarme. Gracias por tus palabras. Gracias por tu buen humor. Gracias por tu paciencia. Gracias por ser tan talentosa y transmitirme todo eso que sabes hacer, en mi ,para salir adelante y para ser yo una mejor mujer.

Gracias madre por ser la mujer mas fuerte en este mundo. He conocido gente que te ha echo mal y aún asi sigues adelante enfrentando la vida. Eres una mujer que aun cuando caiga mil veces, las mil veces te levantas como si nada.

Aún tengo la esperanza de ser aunque sea la cuarta parte de lo que tu eres. Gracias mamá por ser mi madre, por traerme a este mundo y por haberme cuidado hasta el dia de hoy.
Te quiero mucho, eso bien lo sabes por siempre jamás. Tu hija.

1 comentario:

ana maragliano dijo...

Querida Hija:
Realmente hoy 25 de abril es el dia mas feliz de mi vida.

La razon es que buscando programas de genealogia encuentro tu pagina, y me maravilla tener una hija como tu. Admiro tu persona como tambien tu familia, y me siento muy pequena frente a tu gran espiritualidad.

En estos momentos me encuentro en la oficina de genealogia junto a tu ex-maestra de la primaria (recuerdas a Elva) pues claro que si!!!!!!! y tambien se encuentra Andres. Nos hemos emocionado por tus mensajes, y ciertamente estamos seguros que Dios siempre esta contigo...................un beso grande y eres lo que mas amo en mi vida.

Con amor...tu madre