lunes, marzo 27, 2006

Nacimiento de mi tercer hijo, Isaac.

Tener un hijo es uno de los regalos mas precioso que Dios nos da. Alguien dijo que los hijos son prestados de Dios asi que con mas razòn debemos cuidarlos, protegerlos y darles todo nuestro amor.

Naciò mi hijo Isaac el 9 de junio de 2004 pesando 5 libras 4 oz.
Todo estaba bien. Eso dijeron los doctores. Le dieron sus vacunas, lo arroparon y estuve con Isaac un dia entero en el hospital.

Isaac era muy dormilòn...no lo podìa hacer comer, debìa despertarlo para hacerlo. Yo agradecida a Dios por haberme dado un hijo tan dormilòn porque los dos anteriores eran de despertar cada hora y media por la noche para comer pero Isaac era todo lo contrario. Pero ya me estaba preocupando, le veìa su cara amarillita y el no lograba sacarme toda la leche que yo estaba produciendo.

A la semana de haber nacido lo llevè a su primer cita con la pediatra. Le dije de mi preocupación del bebe por su cara amarilla y que no estaba comiendo bien. La doctora, muy buena ella, me dijo que le harían unos análisis para saber como estaba su bilirrubina pero luego se sentó con nosotros. Recuerdo que estaba mi esposo presente y mis dos hijos y nos dijo que le había llegado un informe de que Isaac padecía de "hipotiroidismo". Que tenía que tomar una pastilla por el resto de su vida. Que esa pastilla que el tomaría sería la hormona que a él, le falta para que pueda Isaac ser un niño normal.

El hipotiroidismo es una disminución de la actividad de la glándula tiroides que puede afectar todas las funciones corporales. La taza del metabolismo se reduce y resulta en un entorpecimiento mental y físico que puede llegar a ser permanente.
Afortunadamente se ha detectado a una edad muy temprana y de acuerdo a los médicos es muy probable que no tenga ningún daño severo ni permanente aunque eso no quita que debe tomar su pastilla todos los dias por el resto de su vida. La cual espero que sea muy larga.

No me importó quién estaba presente en ese cuarto de la clínica, que me puse a llorar. La doctora salió por unos minutos y nos dejó a solas. Luego entró y nos dijo que vayáramos al edificio de al lado para los análisis de bilirrubina y luego de allí nos fuimos a la farmacia para comprar por primera véz el medicamento que Isaac tomaría de ese dia en adelante.

Estando en la farmacia el farmacéutico tuvo que llamar a la doctora de Isaac por una duda que tenía por la receta médica y luego nos pasó la llamada porque la doctora quería hablar con nosotros y nos dijo que lleváramos de urgencia al hospital a internar a Isaac porque su nivel de bilirrubina estaba muy muy alto.

Salimos de la farmacia, yo destrosada por todo lo que estaba pasando sintiendo en mi interior una impotencia enorme de no poder hacer nada mas que salir corriendo y dejar todo en las manos de los médicos. Mi esposo quería comer y lo que menos quería yo era eso.
Esa tarde debía yo tomar mi ropa y cosas personales para poder estar en el hospital por dos dias...ni siquiera me importó llevarme algo conmigo, solo quería llegar al hospital y que los médicos comenzaran de una vez lo que tenían que hacer con Isaac.

Llegando al hospital nos entregaron una carpeta con folletos y papeles para llenar dándonos la bienvenida por ser padres de un ser que había nacido con hipotiroidismo. Se llevaron a Isaac y lo acostaron en una cama en un cuarto privado con un montón de cables en su cuerpito. Mis hijos ya no podían pasar para ver a su nuevo hermanito. Mi esposo pasó primero y le dió una bendición de salud a Isaac y luego entré yo para verlo pero no podía contener mis lágrimas de ver a mi bebe tan chiquito e indefenso. Me despedí de mi familia porque íba a quedarme con Isaac todo el tiempo que el íba a estar allí. Recuerdo mis dos hijos reclamando por su hermanito que se lo querían llevar a la casa y yo tratando de contener mis lágrimas para que no vieran a una mamá llorando. Fué tan difícil ese tiempo para mi...no podía mirar a nadie ni hablar con nadie porque simplemente me ponía a llorar.

Entré al cuarto dónde estaba mi pequeño Isaac y de inmediato pedí unas hojas en blanco a la enfermera, quería volcar en esas hojas mis sentimientos que tenía dentro mío y esto fué algunas de las cosas que escribí esa noche en el hospital(Cincinnati Children`s Hospital Medical Center)

"...En estos momentos quisiera preguntar a Dios del porque me escogió a mi para tener un bebé enfermito..." "...Solo quiero que ocurra un milagro y que Isaac sea un niño normal, asi como sus otros dos hermanitos."
"Las mamás tenemos un don especial de ser fuertes en todo momento pero también tenemos un corazón delicado cuando nos toca vivir o ver un hijo que esta sufriendo. Veo a Isaac tan pequeño que me duele hasta el alma verlo mal, decaído y sin fuerzas."
"...Ruth mi hija de 3 años quería quedarse conmigo anoche en el hospital. Pero le dije que debía ella estar en casa cuidando de su hermanito Aaron y de papá y que en la noche antes de dormir pidiera en su oración por el bebe Isaac."
"..Mis pensamientos me traicionan y pienso en cosas tales como que Isaac será un niño enfermo toda su vida y que no podrá valerse de si mismo. Ojalá esto no suceda así y pueda ser él todo lo contrario. Un niño fuerte y saludable."

Quiero hacer un alto aquí y agradecer todas las llamadas telefónicas, por los mensajes, por las visitas que hemos recibido en ese primer mes de vida de Isaac. Las mujeres de la "Sociedad de Socorro"de la iglesia con sus comidas. A nuestros familiares por sus oraciones. Es increíble como nos hemos sentido apoyados por todos ustedes.

Luego que salimos del hospital comenzamos a tener muchas citas medicas. Yo aprendiendo de a poco como dar la pastilla a un bebé. Cada semana le hacían un análisis de sangre. Luego pasó hacer cada mes, luego cada dos meses y asi hasta hoy en dia que es cada tres meses que lo llevamos para su análisis de la tiroide. Depende de los resultados si bajan o suben la dosis. (Isaac se compuso luego de tres semanas de casi dormir todo el tiempo.)

Cada dia que lo llevo es dificil verlo llorar porque él sabe que le sacarán sangre pero bueno debemos acostumbrarnos que esto será para siempre. Claro que no será tan seguido como es ahora pero siempre tendrá que valerse por sus estudios de sangre.

Cuando Isaac cumplió un año de vida, no gateaba, no hablaba ni caminaba. Cumplió los 18 meses y a penas había comenzado a gatear para ese entonces ya la pediatra estaba preocupada y nuevamente comenzaron las citas médicas: una para un estudio de su cerebro, otro para una evaluación motor, examen de audición, otra para una terapia de caminar, otra para una terapia de hablar, etc. tántos médicos, tántos lugares dónde debíamos ir e Isaac traumado por tantos doctores. Es el dia de hoy que vamos para visitar un doctor y comienza a llorar y a no querer separarse de mamá.

A finales de los 19 meses comenzó a dar sus primeros pasos y hoy dia que tiene 21 meses cumplidos ya puede caminar y decir algunas palabras. Algunas citas médicas han sido canceladas porque para cuando tenía que ir por su evaluación ya estaba haciendo muchas cosas asi que no son tantas ahora las citas médicas que tenemos por Isaac. Parece un niño normal pero no deja de ser un nino especial que debemos cuidarlo y estar atentos a su crecimiento y desarrollo.

Una vez la pediatra y la doctora que lo trata por su tiroides nos agradecieron por estar al cuidado de Isaac y de darle su medicamento cada dia. Hay padres que no son tan cuidadosos como ustedes y conocemos de casos que han dejado de dar a sus hijos el medicamento y eso implica el retraso mental y físico y a veces es demaciado tarde para volver a empezar. Y de ahí reaccioné cuando estando en el hospital quería preguntar a Dios del por qué me había mandado un bebé enfermito y ahí está mi respuesta de Dios a traves de los doctores al decir:"gracias por estar al cuidado de Isaac" Ahora sé porque Dios me ha enviado un hijo con algunos cuidados especiales porque El puede asegurarse de que mi hijo esta en buenas manos y que no podría simplemente olvidarme de darle lo que él más necesita: "su medicamento"

1 comentario:

Tito Donoso dijo...

Hola Marina, estas experiencias están reservadas sólo para gente especial con un gran espíritu, que es lo que ustedes son.
¿No tienes fotos de ellos para publicar? seguro que son una hermosa familia

salu2
Tito