jueves, julio 30, 2009

Lecciones que nos da la vida!

Hoy en la tarde recibí una llamada de una señora que conocí a travez de las misioneras de mi Iglesia que le entán enseñando las charlas. Por el momento me reservaré sus nombres pero consta de un papá, una mamá y tres hijos(dos varones de 9 y 6 años y una bebé de tres o cuatro meses!)

Esta señora me llamó diciendo si por favor podía ayudarla en comprar leche a su bebé porque se le habia acabado su dinero para comprar y tambien algo para sus hijos porque no tenian nada para comer. Con gusto le dije que la ayudaría.

Siempre uno piensa mal...y a cuestionarse preguntas como que si en verdad necesitan ayudan, o si se estarán burlando de uno o quieren sacar provecho de la situación...Asi que cuando llegó mi esposo le dije del llamado telefónico y el sin decirme nada supe cual era su respuesta. A penas terminamos de comer nos fuimos toda la familia al supermercado a llenar un carrito de comida.

Espero que esto haya sido una lección para mis hijos. Antes de entrar a la tienda les dije bien clarito: -En vez de pelear en la tienda y ponerse a llorar porque no les compro lo que ustedes quieren..mejor me ayudan a que cada uno agarre algo de alimento que le gustaría darle a esta familia necesitada! Y todo salió muy bien...les gustó hacerlo y ayudaron mucho.

Cuando llegamos al departamento de esta familia se me partió el corazón! viven en un lugar bien chiquito y lo unico que tenian a la vista era una mesa para dos personas y tres sillas(sabiendo que ellos son cinco personas). Eso eran todos sus muebles ah y una mesita con un televisor que dude que ande y eso era todo!. La sala estaba obscura porque no habia ninguna lámpara que iluminara y la unica luz que nos ayudaba a mirarnos las caras unos a otros provenia de la cocina.

Al momento de guardar los alimentos que tenian que conservarse frio le dije si estaba bien que se los pusiera en la nevera (me ofrecí ayudarle porque hace un par de semanas tuvo un accidente en su propia casa y se hizo mal su columna y camina con un bastón) por eso me ofrecí a guardarle la mercadería aunque ella se negó al principio hasta que después accedió.

Mi pensamiento en ese momento fue de una mente mala porque me ofrecí con la intención tambien de ver que había en su nevera y si realmente necesitaba cosas. Uno de los niños me ayudó con las bolsas para comenzar a guardarlas y cuandó vi esa nevera totalmente vacia, vacia, vacia queria soltarme a llorar y creanme que ahora que estoy escribiendo esto tengo mis ojos llenos de lágrimas. Primero porque me siento mal por mis pensamientos de que siempre tengo dudas cuando alguien pide de mi ayuda y segundo porque me dolió el corazón ver a esa familia tan humilde, unos niños tan educaditos y tan llenos del deseo de aprender y ser agradecidos. Tales asi que cuando saliamos de su casa uno de los niños se acercó y nos quizo regalar una de sus pelotas de futbol americano que era la única cosa que tenian ahi en la sala para jugar. Eso me dolió más...el querer darme algo que de seguro para ese niño era su única diversión.

Estas son experiencias que tengo que pasar para ser mas agradecida y apreciar mas de lo que tengo a mi alrededor. La semana pasada me llamaron dos amigas diciendo que habian sido desalojadas de sus hogares por sus esposos y esta semana recibí dos llamas tambien de familias que no tenian nada para comer y si podía ayudarles! Claro que esto es una lección para mi! Por un lado aprender acerca de poder estar agradecida de tener todo lo que necesito y por el otro lado apreciar y valorar todo lo que esta a mi alrededor!

1 comentario:

The Durrants dijo...

wow Marina se me partio el corazon cuando lei este post, la verdad tienes razon, a veces uno se queja mucho y no ve las cosas que tiene a su alrededor y las personas maravillosas que llenan de alguna manera la vida de uno para hacerla mas facil y feliz, wow la verdad que fue una ensenanza!